Juegos de mesa clásicos y nuevos al mejor precio

Un juego de mesa es uno de los mejores regalos que se le puede hacer a un niño por diversas razones: principalmente, garantizan horas y horas de diversión y estimulan el aprendizaje. El paso de las nuevas tecnologías no ha impedido que los juegos de mesa sigan estando, año tras año, entre los juguetes más vendidos durante estas fechas tan señaladas.

El Dentista Bromista de Play-Doh es uno de esos juegos que vuelve locos a los críos y en el que además, aprenden el funcionamiento y la anatomía de boca y dientes, mientras se divierten haciendo moldes con plastilina. Siguiendo esta línea, un imprescindible de los años 80 era el famoso Tiburón Ataca de MB, una especie de “Tragabolas” pero con peces y tiburones en lugar de hipopótamos y bolas.

Uno de mis juegos de mesa favoritos es el Cara Splash, un divertídisimo juego en el que, básicamente, gana el que menos manotazos recibe; muchas risas y momentos inolvidables. Si buscas algo más para toda la familia, te recomiendo el ¿Verdad o Mentira? (de Educa Borrás) que simula un famoso concurso de televisión en el que tenemos que adivinar la veracidad o falsedad de ciertas afirmaciones, como por ejemplo: “Los caballos pueden dormir de pie… ¿Verdad o mentira?“.

Seguimos con los juegos de mesa clásicos y no hay ninguno más emblemático que el Trivial Pursuit -Edición Familia- (el de los quesitos), el juego de Preguntas y Respuestas más famoso del mundo. Y como no, el Magia Borrás de toda la vida, seguro que guardas un grato recuerdo ¿cierto? En la versión moderna contiene 150 trucos para dejar boquiabiertos a familiares y amigos.

¿Y quién no recuerda el Tozudo? Aquel juego en el que los jugadores debían apilar un montón de maletas en la sillita esperando que el burro no las tire de una coz, simple pero efectivo. Es lo que yo llamo “juegos de pulso”, también conocidos como “juegos de Habilidad”, como el Operación o el adictivo Jenga, una torre hecha de palitos de madera, que debemos ir extrayendo uno a uno con cuidado ya que, el que haga caer la torre, pierde.

Para finalizar un par de joyitas más, de esas que resisten el paso de los años y siempre triunfan a nivel de ventas: El Cluedo, el juego de mesa de misterio en el que, a través de un emocionante juego de preguntas, debemos descubrir la identidad de asesino, el lugar del crímen y el arma utilizada, sintiéndonos como auténticos detectives. El otro que no podía faltar es el Monopoly, tanto el clásico como los temáticos, que los hay de muchos tipos: La que se avecina, Real Madrid, Betis, Mario Bross, Juego de Tronos, Big Bang Theory, etc.