Juegos de mesa, el ocio en casa

Los juegos de mesa han entretenido al ser humano desde los tiempos de la Prehistoria. En el sureste de Turquía se encontraron pideras talladas con pintura que simulaban un juego de dados… ¡hace 5.000 años!

El Backgammon está considerado como el juego de mesa más antiguo del mundo; tableros de madera artesanal muy bien tallada, piedras que sustituían las actuales fichas y dados fabricados con hueso. Se cree que dichos juegos tuvieron su origen en el antiguo Egipto, Sumeria o Mesopotamia bajo el Imperio Persa (actualmente Irán, Irak y Siria).

Con el paso del tiempo los juegos de mesa han evolucionado acordes a los cánones de la sociedad del momento, habiendo épocas en las que florecieron de forma abundante y épocas donde pasaron totalmente desapercibidos.

En la actualidad, han sobrepasado las expectativas más optimistas siendo top de ventas en la categoría de ocio y juguetes. En pleno auge de la era informática, con la industria de los videojuegos en alza y con la continua creación y mejora de un sinfín de dispositivos electrónicos todo hacía pensar que el mercado de los juegos de mesa caería estrepitosamente.

Pero nada más lejos de la realidad, los juegos de mesa se siguen vendiendo más y mejor que nunca. De hecho, en 2012 el periódico inglés The Guardian incluso la llamó “La época dorada de los juegos de mesa”, asegurando que habían tenido un crecimiento de hasta un 40% durante los últimos años, tendencia que se ha mantenido hasta la fecha.

Efectivamente, cuando un producto tiene tanto valor, rara vez pasa de moda. Y los juegos de mesa tienen mucho, mucho valor. Principalmente porque divierten, y lo hacen de forma sana e inocua; en segundo lugar y no menos importante, porque muchos de ellos educan, enseñan y forman. En tercer y último lugar; su coste suele ser bajo. Por estos tres motivos, los juegos de mesa siempre van a ser líderes en ventas.

Hay muchos tipos de juegos de mesa, y los podríamos (más o menos) clasificar en:

Estrategia

Juegos donde prima el ingenio, la capacidad de organización y la gestión de recursos. Los más famosos de todos son el RISK, el LE HAVRE y el CATAN pero hay otros muy conocidos como el Alta Tensión, el Dominion y el Pandemia. Por descontado, no podemos olvidarnos de los juegos de rol, que hay muchos y muy variados.

Preguntas y respuestas

Muy apropiados para jugar en familia o con amigos y normalmente están dirigidos a un público más adulto. El rey es el TRIVIAL, del que puedes encontrar innumerables ediciones y de diferentes temáticas. Pero sin olvidar al Scattergories, el Pictionary o el Party & Co.

Tablero

Los juegos de mesa considerados más clásicos. Aquellos a los que todos hemos jugado alguna vez de pequeño, pues en todas las casas tienen un Monopoly, un Parchís o un Juego de la Oca, ¿verdad?

Reflejos y habilidad

Esos juegos que requieren de mucha paciencia, pulso y nervios de acero. Juegos como el “No despiertes a la abuela“, una versión moderna del “Operación” de toda la vida, o el carismático e infalible “Jenga, un juego en el que se apilan bloques de madera para construir una torre. Después, por turnos, se deben extraer las piezas hasta que la torre se caiga. El que la haga caer, pierde.

Educativos

He hablado de ellos en mi blog en algunas ocasiones. En mi opinión es la mejor opción a la hora de comprar un juego de mesa a nuestros hijos pues lo tienen todo; son útiles y divertidos. Aquí encontrarás unos cuantos ejemplos.

Otros

Hay algunos juegos que no se pueden catalogar del todo, o bien entran en varias categorías distintas a la vez. Un juego emblemático sin clasificar sería el “Magia Borrás” y otros juegos de magia, el Dominó, el Ajedrez y las Damas, el Bingo, etc.